La Vida de Patricia Bath


Ser una mujer negra los Estados Unidos es difícil. Especialmente durante la época de la segregación. En esta época los afroamericanos no tenían los mismos derechos que los blancos, por ejemplo, ellos no podían beber de las mismas fuentes que los blancos, usar el mismo baño y también debían sentarse en una parte especial del autobús, entre otras cosas. Por esas razones la historia de Patricia Bath es una historia inspiradora.

Patricia Bath nació el cuatro de noviembre de 1942 en Harlem, en la ciudad de Nueva York. Su padre fue el primer afroamericano en trabajar como maquinista en el metro de Nueva York. Cuando Patricia Bath era joven, su madre le compró un juego de química para que ella hiciera sus propios experimentos. A Patricia ya se le notaba ser un genio desde muy pequeña.

Patricia Bath se graduó de la preparatoria al terminar el décimo grado. Después de graduarse, ganó una beca de la Fundación Nacional de Ciencias para estudiar la conexión entre el cáncer, la nutrición y el estrés. Así es como ella se enamoró de la medicina. El jefe del curso, Robert Bernard, quedó tan impresionado con las ideas de Patricia que las añadió a un artículo científico que presentó en una conferencia posteriormente. En 1960, Patricia ganó el premio al Mérito de la revista Madeimoselle.

Durante la universidad ella hizo su residencia en el Hospital de Harlem y realizó sus investigaciones en la Universidad de Columbia. En 1967, Patricia viajó a la antigua Yugoslavia para realizar unos estudios, ahí se dio cuenta de que para las minorías raciales y los pobres era muy difícil acceder a un buen tratamiento oftalmológico. Además, si alguien era pobre o de raza negra tenían muchas más posibilidades de padecer ceguera. A Patricia eso le pareció una injusticia, por lo cual decidió que debía solucionarla.

Patricia Bath descubrió que los afroamericanos eran dos veces más propensos a padecer ceguera y tenían una probabilidad ocho veces mayor de desarrollar glaucoma. Patricia creó un programa de voluntariado para atender a la comunidad de Harlem y también fundo el Instituto Americano para la Prevención de la Ceguera. Ella estaba convencida de que la vista es un derecho fundamental de las personas. Ella no iba a permitir que por pertenecer a una raza minoritaria o el no tener suficientes recursos económicos, las personas no pudieran prever ni tratarse estas enfermedades.

Patricia inventó la sonda Laserphaco, un dispositivo que mejora el uso del láser para eliminar las cataratas. Lo completó después de hacer una investigación sobre láseres en Berlín para devolverle la vista a personas que llevaban años siendo ciegas y que ya no tenían esperanza de volver a ver. Patricia se convirtió en la primera mujer afroamericana en obtener una patente con fines médicos. Patricia Bath también inventó un método para usar la tecnología de los ultrasonidos para tratar las cataratas.

Patricia Bath fue una mujer que siguió mejorando la telemedicina y el tratamiento médico para los ojos.

[Fuente: Las Niñas son de Ciencias]

Name
Location
Email
Comment