Newspaper Sections

Special Series

Publications

About SSFP

Simpson Street Free Press

La Empresa de fabricación 3M contamina el río Mississippi con los ‘químicos eternos’

Click Here to Read this Article in English

A fines de la década 2000, se hizo evidente que los "químicos eternos" estaban presentes en el torrente sanguíneo de casi todos los estadounidenses. Como resultado, los funcionarios de Minnesota presionaron a 3M para que redujera los contaminantes derramados en el río Mississippi en su planta de fabricación al sureste de las Ciudades Gemelas. 3M es un conglomerado global que creó estos químicos extremadamente tóxicos para usar en su amplia gama de productos, desde adhesivos hasta materiales médicos, de construcción y artículos de limpieza para el hogar. Las demandas impulsaron a 3M a reducir la contaminación y limpiar los químicos eternos en lugares cercanos a otra de sus fábricas. Estos químicos se conocen como compuestos de perfluoroalquilo y polifluoroalquilo (PFAS). En Illinois, es una historia diferente. Una instalación de 3M en el río Mississippi, aproximadamente a 15 millas de Quad Cities, ha estado contaminando el aire y el agua durante más de una década. Los reguladores del estado de Illinois han fallado repetidamente en responsabilizar a la compañía.

Los efectos nocivos de los químicos eternos ahora se están volviendo evidentes. Según David Cwiertny, profesor de ingeniería y director del Centro de Efectos de la Contaminación Ambiental en la Salud de la Universidad de Iowa, "es difícil comprender cuán devastador podría ser esto para las personas en la cuenca del Mississippi y el ecosistema del río." El cáncer y otras enfermedades son provocadas por ciertos químicos eternos que se acumulan en la sangre humana y tardan varios años en salir del cuerpo. La Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. (EPA) concluyó que dos de los PFAS que más se han examinado son tan peligrosos que realmente no existe un nivel seguro de exposición.

Una investigación del Chicago Tribune reveló que los funcionarios de Illinois sabían acerca de la contaminación ambiental en una instalación de 3M en Cordova, Illinois desde el 2008. El gobierno federal no investigó las amenazas bien documentadas en otras regiones donde se fabrican PFAS, a pesar de tener la obligación legal de proteger la salud humana y el medio ambiente. Los químicos parecen haber viajado mucho más allá de las instalaciones de 3M en Cordova.

Según las hojas de cálculo comerciales de 3M entregadas a la EPA, las pruebas realizadas por contratistas de 3M encontraron al menos dos PFAS en 68 de 72 pozos privados y tres de ocho sistemas públicos de agua probados en los estados de Illinois y Iowa en el verano de 2022. Casi 20 millones de personas dependen de Mississippi para su agua potable. En Quad Cities y otras dos docenas de comunidades fluviales, se han identificado cantidades alarmantes de toxinas, la mayoría de ellas residiendo cerca de la corriente de agua que viene desde las instalaciones de 3M en Cordova. En el lado de Illinois por donde pasa el río Mississippi, se descubrieron cantidades de uno de los químicos eternos en pozos privados donde eran hasta 6,250 veces mayores que las pautas de salud más actuales de la EPA. Estos fueron los niveles de concentración más preocupantes registrados cerca de cualquiera de las instalaciones de la compañía.

En noviembre de 2022, la EPA anunció que los funcionarios de la agencia requieren que 3M monitore el agua hasta 10 millas de distancia de la planta química y en Quad Cities. Esta es la primera vez que la EPA comenta públicamente sobre la planta de Cordova. Alrededor de 300,000 personas en Illinois y Iowa viven dentro del área ampliada de pruebas de agua. Dentro de las tres millas de la planta de PFAS, 3M ofrece sistemas de tratamiento de agua en el hogar a las personas que dependen del agua de pozo y está trabajando para garantizar que la comunidad más cercana, Camanche, Iowa, tenga acceso a agua limpia.

Un portavoz de la empresa afirmó que las aguas residuales de la instalación se tratarán mediante un sistema que 3M instaló en octubre de 2022. Este sistema se anticipa que reduzca la cantidad de PFAS liberado en el río Mississippi por un 95 %. En respuesta a las crecientes críticas y acciones legales con respecto a los supuestos efectos negativos que tienen los químicos en la salud humana y el medio ambiente, 3M anunció que dejaría de producir los productos químicos eternos y dejaría de usarlos para fines de 2025.

[Fuentes: Chicago Tribune; University of Iowa; Associated Press; Madison.com]

Loading Comments...