Una condición de la sangre que puede poner la vida en riesgo


La anemia es una enfermedad causada por falta de los glóbulos rojos en la sangre los cuales transportan oxígeno a los órganos y tejidos. Esta enfermedad puede tomar un corto o largo plazo en ser curada dependiendo del tipo de anemia ya que existen alrededor de 400 tipos diferentes que requieren tratamientos diferentes según su gravedad.

Algunos de los efectos secundarios producidos por la anemia que pueden ser detectados físicamente incluyen: fatiga, debilidad en el cuerpo, piel con pigmentación amarilla o pálida, latidos irregulares del corazón, dificultad de respiración, dolor en el pecho, mareos, extremidades del cuerpo frías o dolor de cabeza. Existen varios síntomas en la gente con anemia, pero entre ellos éstos son los más comunes.

Las causas más comunes de la anemia son la deficiencia de hierro y de vitaminas. Las enfermedades crónicas también pueden disminuir la producción de glóbulos rojos en la sangre. La anemia puede ser provocada por enfermedades como leucemia y mielo fibrosis las cuales afectan la producción de sangre en la medula ósea. Cuando los glóbulos rojos se destruyen y la medula ósea no llega a remplazarlos a tiempo, hay una posibilidad de generar anemia. Hay algunos tipos de anemia que son hereditarios, al ser genético es más fácil desarrollarlo.

Prevenir la anemia es más fácil que curarla. Para prevenir la anemia se puede: llevar una dieta alta en hierro, folato, y vitaminas. Ejemplos de comidas altas en hierro son carne, frijoles, lentejas cereales, vegetales y frutas. Algunas altas en folato son frutas, jugos, vegetales, carne, guisantes, frijoles, maníes, pan, cereal, pasta y arroz. Las vitaminas B-12 y la vitamina C también deben estar incluidas en la dieta.

Los complementos multivitamínicos, son recetados en caso de ser una deficiencia vitamínica. Para tratar la deficiencia de hierro se recetan píldoras de sulfato ferroso. La anemia de folato es tratada con pastillas de ácido fólico. Se puede hacer un asesoramiento genético, a personas con anemia de origen genético. En algunos casos particulares, la anemia es tan grave que se necesita hacer una transfusión de sangre. Para la anemia drepanocítica se le trata con algunas inyecciones y una dieta saludable. La anemia causada por infección se trata controlando la infección. A las mujeres embarazadas se les da una dosis de 60 a 120 mg de hierro. Para la anemia de medula ósea se le trata con medicamento o un trasplante de un donante compatible.

La anemia puede llegar a ser muy peligrosa para la salud y por esa razón se le debe ser tratada de inmediato. Si al presentar estos síntomas no son tratados puede tener varias consecuencias para su cuerpo. Por estas razones está bien hacerse un chequeo médico regular para descartar que tengas anemia.

[Fuentes: Mayo Clinic; News Medical Life Sciences]

Name
Location
Email
Comment