El Trabajador Enfermo

Los malos hábitos laborales deterioran la calidad de vida

Cada día, millones de estadounidenses van al trabajo enfermos. “A nadie se le permite estar enfermo” porque la enfermedad puede parecer una debilidad, explica Leanne DeRigne, profesora de trabajo social en la Universidad Florida Atlantic.

El trabajador ideal en los Estados Unidos debe ser abnegado y confiable. Pero esta expectativa presenta problemas para los trabajadores, pues cada año millones de trabajadores optan por no faltar al trabajo cuando se enferman por la preocupación de ser juzgados negativamente. Por ejemplo, Hillary Clinton, la candidata presidencial demócrata para las elecciones del 2016, se presentó a la ceremonia de conmemoración de los atentados del 11-S (11 de septiembre del 2001) aunque seguía enferma con neumonía. Este comportamiento hoy es la norma para los estadounidenses, ciudadanos del único país desarrollado que no garantiza un salario durante ausencias médicas.

Algunos negocios permiten que los trabajadores tomen unas semanas pagadas para recuperarse de una enfermedad. Pero la mayoría de los trabajadores no disfrutan de estos beneficios. Según una organización no gubernamental, Family Values At Work, “casi una cuarta parte de los adultos estadounidenses han sido despedidos o amenazados con ser despedidos por tomarse días para recuperarse de una enfermedad o para cuidar a un ser querido enfermo.” Sus investigaciones muestran que por trabajar enfermos, los trabajadores prolongan su enfermedad y gastan más en tratamientos médicos tras trabajar enfermos.

Este descuido también ha propagado infecciones y enfermedades. En 2015 Chipotle, una cadena de comida rápida, tuvo un brote de E. coli entre los empleados de un restaurante en California, propagando la enfermedad a otras personas. Hoy la compañía requiere que los trabajadores que presenten síntomas de enfermedad tomen cinco días pagados hasta que el individuo se recupere.

Como el ejemplo de Chipotle demuestra, trabajar enfermo es común para muchos, pero esto también ocurre cuando los trabajadores cuentan con beneficios laborales. Por ejemplo, para los quienes trabajan en oficina, la presión de continuar trabajando sigue aunque tengan hasta diez días de licencia por enfermedad y vacaciones. Algunos creen que si “hay algo importante pendiente, es absolutamente necesario estar en el trabajo.” En algunos estados los trabajadores tienen derecho a un tipo de licencia pagada. También existen reglamentaciones como la Ley de Ausencia Familiar y Médica que permite que ciertos trabajadores tomen algunas semanas de descanso después de tener un hijo o por estar enfermo.

Aunque existen leyes que protegen la licencia remunerada de hasta 11.3 millones de trabajadores, los políticos republicanos podrían cambiar el rumbo de este progreso ya que la mayoría en el Partido Republicano cree que una licencia remunerada lastimaría a las pequeñas empresas y provocar la pérdida de empleos.

[Fuente: BBC.com]

Name
Location
Email
Comment